¿Qué es?

Las empresas disponen de un crédito para la formación de sus trabajadores mediante la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social. La formación financiada a través de estas ayudas se denomina formación programada por las empresas

¿Para qué?

Para favorecer la formación de los trabajadores, contribuyendo así a la mejora de la capacitación del trabajador y la competitividad de la empresa Y si responder a las necesidades específicas de formación planteadas por las empresas y sus  trabajadores.

¿Quién?

Todos los trabajadores asalariados que prestan servicios en empresas privadas - o entidades públicas no incluidas en el ámbito de aplicación de los acuerdos de formación en las Administraciones públicas - y cotizan a la Seguridad Social en concepto de Formación Profesional, así como los trabajadores que se encuentran en las siguientes situaciones:

  • Trabajadores fijos discontinuos en los períodos de no ocupación.
  • Trabajadores que acceden a situación de desempleo cuando se encuentran realizando formación.
  • Trabajadores acogidos a regulación de empleo en sus períodos de suspensión de empleo por expediente autorizado.
  • Trabajadores afectados por medidas temporales de suspensión de contrato por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, en sus períodos de suspensión de empleo.

¿Por qué?

Porque las empresas cuentan con una cuota de formación anual para consumir, que se destina anualmente en la ley de Presupuestos Generales del Estado. 

¿Cómo?

Una vez finalizada la formación, con la factura emitida por la empresa formadora, su empresa se podrá deducir de la cantidad a pagar en los TCs una cantidad igual a la de la factura, y siempre con anterioridad a la fecha de fin de presentación del boletín de cotizaciones correspondiente al mes de diciembre del mismo ejercicio económico. Las bonificaciones en las cotizaciones de la Seguridad Social podrán aplicarse a partir de la comunicación de finalización de la formación y, en todo caso, con anterioridad a la fecha en que finaliza el plazo de presentación del boletín de cotización correspondiente al mes de diciembre del mismo ejercicio económico.